Home / Internacionales / Oposición venezolana y gobierno inician nueva etapa de confrontación

Oposición venezolana y gobierno inician nueva etapa de confrontación

venezuela

La oposición venezolana inicia este jueves su segundo año al frente del Parlamento con una renovación de su cúpula y una nueva estrategia contra el presidente Nicolás Maduro, que ya se adelantó a reestructurar su gabinete para un año crucial en la crisis del país.

Pese a sus pugnas internas, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) delineará una hoja de ruta en la sesión parlamentaria que arrancará en breve, tras haber fracasado en su plan de sacar del poder a Maduro con un referendo revocatorio en 2016.

Julio Borges, fundador de Primero Justicia -partido del excandidato presidencial Henrique Capriles y el mayor de la MUD- dejará la jefatura de fracción para relevar a Henry Ramos Allup en la presidencia de la Asamblea Nacional, que por primera vez en 18 años de gobierno chavista está controlada por la oposición.

“Vamos a lograr el cambio”, declaró a la prensa Borges, abogado de 47 años, antes de entrar a la sesión, donde dijo que dará un “mensaje de fuerza y de lucha”.

Pero Maduro se prepara para la nueva etapa. El miércoles rearmó su gabinete, nombrando al abogado Tareck El Aissimi, de 42 años y quien se define “radicalmente chavista”, como vicepresidente en lugar de Aristóbulo Istúriz, una figura clave porque sería su relevo si su mandato fuera revocado en un referendo este año.

Grupos de chavistas llegaron cerca del palacio legislativo, resguardado por la policía militar: “Estamos firmes apoyando al presidente y defendiendo a nuestra revolución socialista”, declaró Nelson Ramírez.
Opositores temen que las autoridades boicoteen la sesión, argumentado que la justicia -a la que acusan de oficialista- declaró en desacato al Legislativo y considera nulas sus decisiones.

– Promesas socialistas –
La oposición debe aclarar si seguirá impulsando un proceso de referendo, tras ser suspendido en octubre pasado por el poder electoral, aun si ya no implica una salida del chavismo del poder.

Según la ley, si Maduro hubiera perdido un referendo en 2016, deberían haberse convocado elecciones presidenciales, pero después del próximo 10 de enero -cuando cumple cuatro años de mandato-, sólo sería reemplazado por su vicepresidente.