Home / Actualidad / El papa Francisco visitó el Ancianato de las Hermanas de la Caridad y dio su bendición a los ancianos

El papa Francisco visitó el Ancianato de las Hermanas de la Caridad y dio su bendición a los ancianos

El papa Francisco saludó uno a uno con los ancianos y les dio su bendición.

El papa Francisco saludó uno a uno con los ancianos y les dio su bendición.

En su último día en la capital ecuatoriana el papa Francisco visitó el Ancianato de las Hermanas de la Caridad Madre Teresa de Calcuta ubicado en Tumbaco (a unos 24 kilómetros de Quito) en donde saludó de uno en uno a los ancianos que viven allí y que en su mayoría han sido abandonados por su familia por lo que las hermanas son las únicas que se encargan de ellos.

El papa llegó a las 09h30 tras abandonar la Nunciatura Apostólica (en el centro norte de Quito) donde miles de personas lo esperaron para despedirlo. En los exteriores del Ancianato cientos de personas ya lo esperaban muy emocionados desde muy temprano con cánticos y música, junto a un letrero que decía “Bienvenido Santo Padre”.

A su ingreso, el papa recibió un collar con los colores característicos de la congregación de hermanas de la Caridad (blanco y azúl). Al interior de la capilla alzó una oración en silencio y dio una ofrenda floral a la virgen. Después dio la bendición a cada uno de los ancianos, siempre esbozando una sonrisa de júbilo.

El santo padre bromeó con las Hermanas de la Caridad durante su visita.

El santo padre bromeó con las Hermanas de la Caridad durante su visita.

Su visita duró 30 minutos y al final de la misma dirigió una oración con las Hermanas de la Caridad, quienes realizan una tarea muy noble al cuidar a los ancianos que no tienen hogar. “Lo queremos mucho” dijeron las madres visiblemente emocionadas por su presencia.

Antes de abordar su vehículo para dirigirse al Santuario de la Virgen del Quinche el papa saludó a algunos niños discapacitados y brindó su bendición a algunas personas que se apostaron en las afueras del ancianato y que gritaban con gran alegría “Te queremos Francisco, te queremos”.