Home / Actualidad / Jairala: Nunca ofendería a una provincia donde tengo parte de mi corazón

Jairala: Nunca ofendería a una provincia donde tengo parte de mi corazón

Mira mas alla

Mira mas alla

El Prefecto del Guayas cuenta sus nexos afectivos con la provincia y el pueblo manabita, donde tiene familia y amigos queridos

La campaña por la consulta popular para definir la pertenencia de la Manga del Cura entre Guayas y Manabí ha estado acompañada de señalamientos antimanabitas contra el prefecto Jimmy Jairala. Pero eso es algo que él niega: “Nunca ofendería a una provincia donde tengo parte de mi corazón”.
La frase resume los nexos afectivos de Jairala con la provincia y el pueblo de Manabí, que incluyen vínculos familiares y gratos recuerdos de su adolescencia.
La familia de Jairala es de migrantes, según reconoce el ejecutivo guayasense. Sus bisabuelos, José Jairala Antoun y Magdalena Hanna llegaron desde Líbano, hace muchos años atrás, y se instalaron en Bahía de Caráquez y Manta, donde tuvieron almacenes de telas.
Uno de los hijos del matrimonio Jairala-Hanna fue Antonio (abuelo del Prefecto del Guayas), quien se desempeñó como agente viajero de la desaparecida compañía Briz Sánchez, y en un viejo Land Rover llevaba telas a Chone, Calceta, Portoviejo y otras ciudades manabitas.
Al ser una familia de migrantes, una parte de los Jairala se desplazó a Guayaquil; entre ellos, Eduardo Jairala, padre del prefecto guayasense (quien vivió en Bahía hasta los 7 años), y su hermana Maruja. Pero otra parte se quedó en Manabí; entre ellos, Rafael Jairala Acevedo y su tío abuelo Jorge Jairala Antoun.
Producto de ello, el vínculo familiar a través de ambas provincias se ha mantenido hasta ahora. Jimmy Jairala evoca su adolescencia cuando, durante tres años, pasó vacaciones colegiales en el balneario de Manta, en la casa de su tío Rafael. Sus primos, los Jairala-Habze, fueron su compañía para la diversión, aunque su principal “pata” –como él lo llama- era su primo Gerardo.
Los recuerdos de Manta están acompañados de muchas “primeras veces”. Allí conoció a su primera enamorada –prefiere omitir el nombre- y dio su primer beso. También aprendió a manejar en un viejo automóvil Citroën que le prestó su padre. “Lo más difícil para mí era subir la loma del cine Colón. Se trataba de un cine al aire libre, el único que tenía Manta en esa época, que cuando llovía no podíamos ver la película”, rememora entre risas.
También cultivó amistades, como las de Efrén Delgado, Pablo Delgado (exjugador del Manta Sport Club), Alexandra Roca, María Auxiliadora García, Geanine Rodríguez, Manuel Corral, Silvia Molina y muchos otros.
Junto con ellos y sus primos, recorría el malecón de Manta; frecuentaba los bares de la playa El Murciélago, como Bongo Bar, luego el Playa Tropical y después el Caleta Bar ya desaparecidos; y comía lo que evoca como “los mejores ceviches de Manta”, en el Costa Rica, un local de la señora Julia Mendoza, ubicado en la loma, a un costado del municipio.
Las farras también incluían la discoteca La Caverna (con Dacho Pablo, el músico). Y como todo adolescente, también disfrutó de conciertos. En el hotel Manta Imperial vio por primera vez a Claudia de Colombia, interpretando Tú me haces falta, un tema que aún ahora lo sigue marcando.
Por esos recuerdos de su adolescencia y los lazos afectivos que aún mantiene con Manabí a través de su familia es que el prefecto Jairala no se explica cómo lo pueden acusar de ofender a una provincia con la que los guayasenses tenemos tantos vínculos. “En la provincia del Guayas, al menos cuatro de cada 10 habitantes tenemos alguna relación con Manabí; y, adicionalmente, Guayaquil es una gran metrópoli y la provincia del Guayas es una casa grande para los manabitas”. Recuerda que tiene grandes amigos en Tosagua donde la relación de los hípicos es “fraterna”.
Es más, en la Prefectura del Guayas trabaja un buen número de manabitas. “En el Guayas y Guayaquil –agregó-, la población manabita es gigantesca; entonces, que de los 41.000 estudiantes universitarios que vienen a educarse al Guayas de otras provincias, 23.000 son manabitas, quiere decir que esta es una provincia generosa, que le abre las puertas siempre a Manabí”.
El prefecto Jairala está consciente de que los señalamientos de ofensas hacia Manabí se originan por la campaña de la consulta popular por Manga del Cura. Pero precisa que en este proceso no se está disputando el origen de los ciudadanos que viven en la Manga. “Si ganamos la Manga, los manabitas seguirán siendo manabitas… Los riosenses no renunciarán tampoco a la provincia en la que nacieron. Estamos definiendo pertenencia, que equivale a decir que si Guayas gana la Manga, todos los servicios de esta provincia –sobre todo los sociales- van a llegar a los ciudadanos”.

OPINION

Mira mas alla

Mira mas alla

Jimmy Jairala
Prefecto de Guayas

“Si ganamos la Manga, los manabitas seguirán siendo manabitas… Los riosenses no renunciarán tampoco a la provincia en la que nacieron”,

El prefecto Jimmy Jairala tiene vínculos con Manabí a través de familiares y amigos.

El prefecto Jairala está consciente de que los señalamientos de ofensas hacia Manabí se originan por la campaña de la consulta popular por Manga del Cura.

“En la provincia del Guayas, al menos cuatro de cada 10 habitantes tenemos alguna relación con Manabí; y, adicionalmente, Guayaquil es una gran metrópoli y la provincia del Guayas es una casa grande para los manabitas”, dijo el prefecto Jairala.