Home / Cultura / El Paseo del Chagra

El Paseo del Chagra

paseo del chagra paseochagra

Los vaqueros de los Andes, llamados chagras participan de muchos festejos en la provincia de Pichincha, pero su mayor celebración es el Paseo Procesional del Chagra que se desarrolla por las principales calles de Machachi, en el marco de las fiestas de cantonización de Mejía.

Este año, la fiesta popular ecuatoriana se cumple el 19 de julio e inicia con la misa campal, para después continuar con el desfile del toro pregonero tirado por cuatro huascas (sogas) y conducido por hábiles chagras.
La música de bandas de pueblo acompaña a los participantes que integran las delegaciones provenientes de varias provincias del país. Durante este evento, cientos de jinetes demuestran sus habilidades sobre el lomo de hermosos corceles de vaquería, deleitando de esta manera a los turistas nacionales y extranjeros que acuden a Machachi desde las primeras horas de la mañana y, por la tarde, asisten a una corrida de toros de pueblo que cierra la jornada de este día.

tradicional-recorrido-Machachi-chagras-desfilan_ECMIMA20120720_0081_4g

Paseo Procesional
del Chagra

La erupción del volcán Cotopaxi en 1877, las fiestas de Santiago Apóstol, patrono de Machachi y la cantonización de Mejía son los tres acontecimientos que dieron origen al tradicional Paseo Procesional del Chagra.
En 1981 estos tres antecedentes marcan el camino del primer paseo procesional del chagra, que desde entonces, se desarrolla por las céntricas calles del pueblo. Para 1983, la Ilustre Municipalidad de Mejía y el Centro Agrícola formalizaron la fiesta. Y el mismo año, se institucionalizó el Paseo del Chagra en el calendario de festividades del Ecuador.
Posteriormente, se genera la necesidad de organizar esta celebración año tras año, debido a que logró unificar los intereses del pueblo y las tradiciones del campo, a más de figurar en el calendario festivo nacional, para convertirla en una de las tendencias costumbristas más importante de la serranía ecuatoriana.
Raúl Guarderas Guarderas, actor y escritor quiteño, logró establecer contacto entre los participantes a quienes se denominó como dueños y trabajadores, para establecer una fiesta con la que se pudieran rescatar todos los aspectos del campo, bajo el denominado reencuentro de la tradición mestiza.
De esta manera, se consolidó el Paseo del Chagra, como un justo homenaje a su raigambre, pero también como una muestra de orgullo y poder predominante ente las haciendas participantes, haciendo gala de las mejores dotes y talento de sus integrantes.
La convocatoria que existe entre participantes y observadores generó la necesidad de trabajar para mantener la integridad y pureza de este espectáculo. Para cumplir este objetivo, se conformó la Asociación Cofradía del Chagra (Acocha), que actúa desde el 12 de enero de 1.989

chagra-4-e1405718083411-680x365