Home / Noticias / Un amanecer con la pesca artesanal del cantón ecuatoriano de Puerto López

Un amanecer con la pesca artesanal del cantón ecuatoriano de Puerto López

El cantón Puerto López amanece con la actividad desarrollada por los pescadores artesanales, que mueven al año unos 100 millones de dólares en todo el país, según datos oficiales

El cantón Puerto López amanece con la actividad desarrollada por los pescadores artesanales, que mueven al año unos 100 millones de dólares en todo el país, según datos oficiales

El sol aún está oculto, las luces tenues del alumbrado público apenas iluminan las desoladas calles. Son cerca de las 05:30 y solo el golpe de las olas y la fría brisa marina se perciben en gran parte del apacible malecón de Puerto López.

Sin embargo, en la zona sur de este cantón, el ajetreo es intenso. Allí, los gritos y el ir y venir de trabajadores interrumpen la tranquilidad del amanecer. Los vecinos no se molestan, más bien están acostumbrados desde tiempos ancestrales a esta actividad, que es el principal motor de la economía de esta localidad costera.

Se trata de los pescadores artesanales, quienes con su actividad hacen suya esta parte de la playa de este cantón, ubicado en una parte del paradisiaco Parque Nacional Machalilla, en la provincia de Manabí, 470 kilómetros al suroeste de Quito.

A su arribo en sus pangas de madera impulsadas por motores fuera de borda, los pescadores, algunos con más de 12 horas de faena y otros con al menos dos días de trabajo en el mar, son esperados en la orilla por decenas de comerciantes, muchos de ellos expescadores, ávidos por comprar sus productos para luego ubicarlos en industrias o en los centros de distribución de mariscos de las grandes ciudades del país.

Uno de ellos es Diego Jara, quien salió junto con un grupo de cinco pescadores, entre ellos familiares, a las 16:00 del pasado viernes 10 de julio y retornó a las 04:30 del día siguiente al muelle para descargar el producto -que según dice- le alcanzará para pagar el combustible y para la “comida” del día de su hogar.

este comerciante

“La vida es dura, la faena la realizamos mar abierto y agitado por la noche en medio de la oscuridad, pero gracias a Dios estamos aquí de regreso sanos y salvos para continuar esta tarea”, expresa Jara, de 32 años, padre de familia y parte de una generación de pescadores artesanales.

Pese a que las gavetas van cubiertas con un trapo o un plástico, los pelícanos y gaviotas que sobrevuelan a esa hora a baja altura en la playa se las ingenian para ‘robar’ uno que otro pescado que es transportado por los jóvenes estibadores. Los cargadores ni se inmutan ante el permanente acecho de las aves.

Balón llega cuatro días a la semana desde la localidad de Chanduy, en la vecina provincia de Santa Elena, para comprar a razón de ocho dólares cada gaveta y venderlas a un “mejor precio” a unos industriales pesqueros de la comunidad donde reside. Ese sábado el comerciante ha adquirido 150 gavetas por las que paga en dinero en efectivo.

los pescadores los estibadores

“Aquí hay tiempos buenos y tiempos malos, pero generalmente son buenos porque ya llevo 20 años en este negocio”, manifiesta este intermediario.

Cerca de allí, dos peces vela de casi dos metros de longitud permanecen en la arena. La gente, entre curiosos y compradores, se agolpan alrededor para observar la calidad y las dimensiones de los grandes ejemplares. Su orgulloso pescador, Daniel Toala, está a la espera de una buena oferta.

A poca distancia está un turista extranjero tratando de buscar el mejor ángulo para tomarse una selfie cerca a los dos grandes marlines, que pese a que están inertes intimidan por sus pronunciadas aletas dorsales y su hocico similar al de los peces espada.

Joselito Mero, pescador de esta localidad, dice que el 80% de los cerca de 20.000 habitantes de este cantón del sur manabita se dedican a la pesca artesanal. “Gracias a Dios el mar nos ofrece su riqueza y en Puerto López no se ve pobreza”, manifiesta.

Con un promedio de 18.000 embarcaciones en el país y tres pescadores por cada una, según datos de la Federación Nacional de Cooperativas de Pesca del Ecuador (Fenacopec), la pesca artesanal genera un promedio de 100 millones de dólares en exportaciones al año.

movimiento intenso el pescado